funerarios.org.

funerarios.org.

Cremación y pertenencias: ¿qué pasa con los objetos personales?

Cremación y pertenencias: ¿qué pasa con los objetos personales?

La cremación es una práctica funeraria cada vez más común en todo el mundo. A medida que más personas eligen la cremación como opción final, surge la pregunta de qué sucede con las pertenencias personales del fallecido después de la cremación. En este artículo, abordaremos esta pregunta en profundidad para proporcionar información valiosa a aquellos que están considerando la cremación o que ya han optado por ella.

¿Qué son las pertenencias personales?

Antes de abordar la cuestión de qué sucede con las pertenencias personales después de la cremación, es importante definir qué se entiende por "pertenencias personales". Estos objetos incluyen cualquier artículo que pertenezca al fallecido, como joyas, ropa, documentos, fotografías, obras de arte, libros, dispositivos electrónicos, etc. Estos artículos pueden tener un gran valor sentimental o financiero, y es natural que los seres queridos se preocupen por lo que sucederá con ellos después de la cremación.

¿Qué sucede con las pertenencias personales después de la cremación?

La respuesta a esta pregunta varía según el servicio funerario y la voluntad del fallecido. En algunos casos, las pertenencias personales pueden ser entregadas a la familia antes de la cremación. Si la familia no lo solicita, muchas funerarias tomarán la iniciativa de retirar cualquier objeto de valor antes de la cremación. Esto suele hacerse para asegurar que los objetos no se dañen durante el proceso de cremación.

Después de la cremación, la familia puede pedir que se les entreguen las cenizas junto con las pertenencias personales del fallecido. Sin embargo, esto depende del servicio funerario y las políticas de la empresa. En algunos casos, las funerarias pueden disponer de los objetos de forma segura o incluso enterrarlos junto con las cenizas.

¿Qué sucede si una familia no recoge las pertenencias personales?

En algunos casos, las familias pueden no querer o no poder recoger las pertenencias personales de un ser querido fallecido. Si esto ocurre, la funeraria puede retener los objetos hasta que se decida su destino. Si la familia no reclama los objetos después de un período de tiempo determinado, es posible que la funeraria los done a caridad o los deseche de otra manera segura y respetuosa.

¿Qué puede hacer una familia para asegurar el destino de las pertenencias personales?

Si bien el destino final de las pertenencias personales de un fallecido puede ser incierto, hay algunas cosas que pueden hacer las familias para asegurar que se respeten sus deseos. En primer lugar, es importante tener una conversación abierta y honesta con los seres queridos sobre lo que deben hacer con sus pertenencias personales después de su fallecimiento. Si se tienen objetos de gran valor sentimental o financiero, es recomendable incluir instrucciones específicas en un testamento o documento legal.

Además, las familias pueden hablar con la funeraria sobre sus políticas con respecto a las pertenencias personales. Es posible que algunas funerarias tengan una política clara sobre el destino de los objetos, lo que puede ayudar a arrojar luz sobre el proceso y evitar confusiones en momentos difíciles.

Conclusión

En resumen, la cremación es una práctica funeraria cada vez más común, que plantea la cuestión de qué sucede con las pertenencias personales después del fallecimiento. Las políticas de las funerarias varían, pero en muchos casos se retiran los objetos de valor antes de la cremación y se entregan a la familia junto con las cenizas. Si una familia no reclama los objetos, la funeraria puede retenerlos por un tiempo determinado antes de incorporarlos de manera adecuada. Para garantizar que los deseos de los fallecidos se respeten, es importante tener conversaciones abiertas con la familia y hablar con la funeraria sobre sus políticas específicas.