funerarios.org.

funerarios.org.

Cómo obtener el permiso para inhumar o cremar

Introducción

La muerte de un ser querido puede ser una experiencia muy traumática para la mayoría de las personas. Además del dolor emocional que se debe soportar, hay muchas decisiones prácticas que deben tomarse en poco tiempo. Una de esas decisiones importantes es decidir si se debe enterrar o cremar al difunto. En ambas opciones, es necesario obtener un permiso para llevar a cabo el proceso. En este artículo, vamos a discutir cómo obtener ese permiso.

¿Quién es responsable de obtener el permiso?

El permiso para llevar a cabo la inhumación o cremación debe ser obtenido por una persona con responsabilidades legales sobre el difunto. Esto puede ser un pariente cercano, un representante legal, un albacea o un ejecutor testamentario. Si no hay ninguna de estas personas disponibles, el médico forense o el médico certificante puede otorgar el permiso.

¿Qué se necesita para obtener el permiso?

Para obtener el permiso, se debe presentar un certificado de defunción al organismo encargado de emitir el permiso. Hay diferentes reglas dependiendo del estado o la provincia en la que se encuentra. En general, el certificado de defunción debe ser expedido por un médico certificado y debe incluir el nombre del difunto, la causa de la muerte, la fecha y el lugar del fallecimiento.

En el caso de una inhumación

Una vez que se obtiene el permiso para enterrar al difunto, se debe obtener un permiso de sepultura. Este es un documento que autoriza la inhumación en un cementerio o en un espacio de sepultura privado. La mayoría de los cementerios tienen sus propias regulaciones internas, por lo que es importante conocerlas antes de proceder. Además, si se va a enterrar al difunto en un cementerio privado, se debe adquirir una concesión de terreno y un permiso de construcción de sepultura. La concesión de terreno es un contrato de alquiler que otorga el uso del terreno para un período de tiempo determinado, generalmente de varios años. El permiso de construcción de sepultura es necesario para cavar la fosa y construir el monumento funerario.

En el caso de una cremación

En el caso de una cremación, se debe presentar el permiso de cremación al crematorio. Este permiso es expedido por el organismo encargado de reglamentar el proceso en cada estado o provincia. Además del permiso de cremación, se debe proporcionar un certificado de defunción y una autorización por escrito del responsable legal del difunto para llevar a cabo el proceso.

Regulaciones adicionales

Además de los permisos y autorizaciones mencionados anteriormente, hay otras regulaciones que deben cumplirse en el caso de una inhumación o de una cremación. Estas incluyen la regulación del transporte del difunto, las normas de higiene y sanitarias, y la gestión de los restos. En cuanto al transporte del difunto, se debe asegurar que se cumplan las leyes y reglamentaciones locales. En la mayoría de los casos, se debe transportar al difunto en un coche fúnebre. También es importante cumplir con las normas de higiene y sanitarias, que varían dependiendo del estado o la provincia en el que se encuentre. Por último, la gestión de los restos es una responsabilidad importante. En el caso de una inhumación, los restos deben ser colocados en un ataúd adecuado y enterrados en una fosa debidamente preparada. En el caso de una cremación, los restos deben ser tratados con el debido respeto y manejo y las cenizas deben ser entregadas a la persona autorizada para recibirlas.

Conclusión

En resumen, obtener el permiso para inhumar o cremar es un proceso importante y crucial en el proceso funerario. Es necesario cumplir con las regulaciones locales y nacionales para asegurarse que el proceso se realice de manera apropiada y legal. Siempre es recomendable buscar asesoramiento adicional de un profesional de servicios funerarios para asegurarse que se cumplan todas las normas y regulaciones.