funerarios.org.

funerarios.org.

Diferencias entre la inhumación y el entierro al natural

La muerte es un tema del que nadie puede escapar, es parte de la vida y es importante estar preparados para enfrentarla. Uno de los aspectos que deben considerar las personas es el modo en cómo desean ser sepultados después de su fallecimiento. Dos de las opciones más populares son la inhumación y el entierro al natural, pero ¿en qué se diferencian?

La inhumación

La inhumación es el acto de sepultar a una persona en un ataúd o urna funeraria en una tumba en el cementerio. Es una práctica muy común en nuestra sociedad y es vista como una forma de dar un lugar seguro y respetuoso a los restos mortales de un ser querido.

En la inhumación, el ataúd o urna es colocado en una fosa y cubierto con tierra. Las tumbas pueden ser individuales o familiares, y se pueden personalizar con placas conmemorativas y otro tipo de adornos.

La inhumación es una práctica que sigue las normas sanitarias y de seguridad, lo que garantiza la protección del medio ambiente y la salud pública.

El entierro al natural

El entierro al natural es una práctica funeraria que involucra la colocación del cuerpo en la tierra sin la utilización de productos químicos o materiales artificiales. En lugar de un ataúd o urna, se utiliza un material biodegradable como un sudario o manta de algodón orgánico.

El cuerpo es colocado en una fosa poco profunda, permitiendo que la naturaleza siga su curso y el cuerpo se descomponga naturalmente en el suelo. El lugar de entierro puede ser personalizado con plantas y flores, y no se requiere de una lápida.

El entierro al natural es una práctica que busca ser respetuosa con el medio ambiente y promueve la idea de que el fin de la vida no es el fin de la relación con la naturaleza.

La diferencia principal entre la inhumación y el entierro al natural radica en el uso de materiales y técnicas. La inhumación utiliza ataúdes y urnas de materiales no biodegradables y requiere de una fosa profunda, mientras que el entierro al natural utiliza materiales biodegradables y se realiza en una fosa poco profunda.

Otra diferencia importante es que la inhumación es un proceso más formal y regulado, mientras que el entierro al natural es una práctica que requiere menos formalidades y trámites legales.

El entierro al natural es una práctica que está ganando popularidad y se está convirtiendo en una opción cada vez más viable. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en algunos países puede haber restricciones legales para practicar el entierro al natural, lo que significa que es importante verificar las regulaciones en la zona donde se llevará a cabo la práctica.

Conclusión

En conclusión, tanto la inhumación como el entierro al natural son prácticas respetuosas y viables para el sepelio de un ser querido. La elección del método a seguir dependerá de la preferencia y los deseos personales, así como también de las regulaciones de la zona donde se llevará a cabo el proceso.

Es una decisión importante que debe ser tomada con cuidado y tomando en cuenta factores como el impacto ambiental, las preferencias culturales, y el presupuesto disponible para llevar a cabo el proceso.

  • Es importante considerar los productos químicos y materiales que se utilizan en la inhumación, ya que pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente.
  • La elección del lugar de entierro es una decisión personal y puede ser influenciada por factores como la relación de la persona fallecida con el lugar y la cultura de la familia.
  • Las regulaciones para la práctica del entierro al natural pueden variar dependiendo del país o estado, por lo que es importante verificar las leyes locales antes de tomar una decisión.

En última instancia, lo más importante es realizar una elección respetuosa y humana para el ser querido que ha fallecido, permitiendo así su descanso en paz y dando a la familia y amigos la oportunidad de decir adiós de la mejor manera posible.