funerarios.org.

funerarios.org.

Qué hacer con las cuentas bancarias del difunto

Introducción

Cuando alguien cercano fallece, es necesario hacer frente a una serie de trámites y gestiones legales para cerrar su patrimonio. Una de las cuestiones más importantes a tratar son las cuentas bancarias del difunto, ya que en ellas se recogen normalmente gran parte de los activos financieros de la persona en cuestión. Es por eso que en este artículo vamos a explicar detalladamente qué hacer con las cuentas bancarias del difunto, para que puedas llevar a cabo este trámite de manera eficaz y sin mayores problemas.

¿Qué son las cuentas bancarias del difunto?

Las cuentas bancarias del difunto son aquellas en las que se encuentra depositado el capital que la persona poseía en vida. Estas cuentas no sólo pueden incluir una cuenta corriente o de ahorro en un banco, sino también otros productos financieros, como fondos de inversión, planes de pensiones, seguros, etc. Como en muchos casos estas cuentas acumulan importantes sumas de dinero, es imprescindible atender a ellas de manera detallada y seguir los pasos necesarios para su cierre y liquidación.

¿Cómo debemos actuar ante las cuentas bancarias del difunto?

Ante la situación de tener que tratar las cuentas bancarias de un difunto, es normal sentir cierta inexperiencia o dudas acerca de cómo proceder. Por eso, es importante seguir estos pasos:

1. Identificar las cuentas bancarias del difunto

En primer lugar, habrá que identificar todas las cuentas bancarias y productos financieros que el difunto tuviera contratados. En algunos casos, el fallecido puede haber dejado documentación que permita identificar fácilmente sus productos financieros. En otros, habrá que acudir a los bancos con los que el difunto o la difunta trabajaban para acceder a la información necesaria. Es importante no dejar de revisar las cuentas online, ya que en ocasiones se pueden encontrar activos financieros que no aparecen en documentos físicos.

2. Informar de la situación al banco o entidad financiera

Una vez que se han identificado todas las cuentas bancarias, el siguiente paso es informar a las entidades financieras correspondientes de la situación de que el titular ha fallecido. Es muy importante hacerlo cuanto antes para evitar que las cuentas sigan generando cargos y comisiones. Normalmente, los bancos tienen un protocolo establecido para estos casos y solicitarán la documentación necesaria para acreditar el fallecimiento del titular de las cuentas que haya que cerrar.

3. Identificar a los herederos o legatarios

Otra tarea importante es localizar a los herederos o legatarios del difunto, si es que los hay. En este sentido, los herederos o legatarios pueden tener diferentes derechos en el reparto de los activos económicos, dependiendo del régimen jurídico aplicable. Así, si el difunto ha dejado la disposición de sus bienes a través de un testamento, será este el documento que determine la manera en que se reparten las cuentas bancarias del difunto. De no existir testamento, será entonces el derecho sucesorio quien regule la disposición de los bienes del difunto.

4. Comprobar la titularidad de cada cuenta bancaria del difunto

Una vez que se ha identificado a los herederos o legatarios y se ha informado a los bancos de la situación de fallecimiento, es importante comprobar la titularidad de cada una de las cuentas bancarias del difunto. Es decir, habrá que conocer qué cuenta está a nombre exclusivo del difunto, cuáles son las que pertenecen a una comunidad de bienes o en qué cuentas bancarias la persona fallecida aparecía como cotitular.

5. Gestionar el cierre de las cuentas bancarias del difunto

Finalmente, llega el momento de proceder al cierre de las cuentas bancarias del difunto. Para ello, habrá que liquidar el activo existente en cada cuenta y, en su caso, ejecutar las órdenes testamentarias establecidas en el documento de última voluntad del difunto. Si no existe testamento, se realizará la distribución de los bienes conforme al derecho sucesorio aplicable.

¿Qué problemas pueden surgir al tratar las cuentas bancarias del difunto?

El proceso de cerrar las cuentas bancarias de un fallecido puede conllevar ciertos problemas o dificultades. Algunos de ellos son:
  • Falta de información: puede suceder que, aunque se conozcan las cuentas bancarias del difunto, no se disponga de toda la información necesaria sobre las mismas. En estos casos, habrá que buscar y recopilar la documentación necesaria para proceder al cierre de las cuentas bancarias que correspondan.

  • Deudas y cargos pendientes: es común que las cuentas bancarias del difunto tengan deudas pendientes o cargos que todavía no se hayan liquidado. Para evitar problemas futuros, es importante saldar cualquier deuda o cargo pendiente antes de proceder con el cierre de las cuentas bancarias afectadas.

  • Problemas con los herederos: en algunos casos, puede haber conflictos o desacuerdos entre los herederos o legatarios a la hora de distribuir los bienes del fallecido. En estas situaciones, es fundamental contar con un buen asesoramiento legal y tratar de llegar a acuerdos que permitan cerrar las cuentas bancarias del difunto sin mayores problemas.

Conclusión

En definitiva, cerrar las cuentas bancarias de un difunto es un trámite que puede resultar complejo si no se sabe cómo proceder. Por eso, es importante identificar todas las cuentas y productos financieros del fallecido, informar a los bancos correspondientes, localizar a los herederos o legatarios, comprobar la titularidad de las cuentas y proceder finalmente a su cierre. Con ello, se podrá cerrar el patrimonio del difunto y evitar posibles problemas futuros.